simplemente paradógico…

He continuado en el significado del cambio. Para ello, hablar de los sentimientos puede ser una buena opción. Los sentimientos, podríamos con toda certeza decir, que hay algunos que permanecen y otros que no. Los que permanecen, ustedes concordarán conmigo, si es que han tenido una experiencia similar a la mía, pues hablo desde mi percepción, que son aquellos que representan el amor a nuestra familia. El amor que manifestamos a nuestros padres, siempre es ascendente, nunca en declive. Los amamos y amamos como la correspondencia del ser humano al oxigeno que respira, un gesto inconsciente pero que a la vez está lleno de sentido. Ese sentimiento, que ni siquiera podemos definir, es el que no cambia nunca. Podríamos aproximarnos a definirlo desde la biología, o desde una mirada panorámica a nuestros genes. Pero aún así, no es suficiente para conformar a nuestra razón. De estos sentimientos inexplicables, podríamos decir que de ellos si bien, podemos acceder parcelada mente desde nuestra razón, nos es lícito inferir que ellos no son siempre fuente de fiar, pues están en segundo lugar los sentimientos que cambian y nos llevan al equívoco. Usted quizá está pensando en el amor de pareja, o el amor de dos pololos que llevan mucho tiempo juntos, pero que sin embargo, a pesar de que todo cambia, sus sentimientos siguen perseverantes y contantes en su motivación inicial. Los felicito. Porque si es usted parte de ese grupo, mirará con temor al otro grupo itinerante, que contantemente está cambiando de pareja y vive como si la vida no tuviera sino solo diversión, sin problemas. Ellos no tienen la perdición ni mucho menos, solo que su vida la viven con otros ideales. Pues sea tolerante. Porque son muchas las visiones y afirmaciones que podemos hacer de ellos, porque el cambio siempre es algo que da que hablar. Como si fuera el lugar desde donde tenemos tarima para desligarnos de nuestros problemas y mirar los problemas de los demás. Los sentimiento, creo en mi opinión, deben ser considerados no sin razón, porque ellos son motivos importantes por los que contantemente cambiamos la definición de hombre “animal racional”. Si vemos a un padre o una madre, en su actuar cotidiano, desde que se levanta hasta que se cuesta, tienen un claro fin. Que sus hijos puedan hacer su vida y vivir bien y felices, que cumplan sus sueños. Son sentimientos que hacen vivir, que dan vida. El músico para hacer su música, se deja llevar por sentimientos, que en un momento dado, con su instrumento, ya sea el violín, la corneta, el pandero, el acordeón, la guitarra, el piano, logran plasmar ese sentimiento en una partitura. Que belleza poder apreciar sonoramente los sentimientos. Estos sentimientos de la música nos hacen ver más allá de nuestra razón. Porque es inexplicable que una música nos remita a un sentimiento. Demos definir un sentimiento con una música lenta, así como el tiempo se enlentece cuando estamos pasando por un mal momento. así también, cuando escuchamos una música rápida, con sonidos agudos, convinados con sus bajos grabes, nos remiten a una sensación de alegría y bienestar. Así es de inexplicable. La música también va contra esa definición de hombre “animal racional”, pues ella nos dice que el hombre es animal de sentimientos.

Anuncios

qué dices del río que no es el mismo siempre….

Percibir la realidad, podríamos decir que es lo propio del ser humano. Algunos hablan de que nuestra percepción se retrotrae al momento de estar en el seno materno. Percibimos sonidos, gestos, sensaciones, olores, quizá en ese momento por medio de la madre. Pero ya dejando el seno materno, experimentamos propiamente nuestra sola existencia, nuestro propio ser con la realidad de las cosas. Los sonidos, los olores, el tiempo, el espacio, lugares donde ubicamos nuestras percepciones. Quisiera en este breve comentario, hacer notar uno de los anteriores puntos, que se refiere a la variación del tiempo. La percepción del tiempo, y su constante cambio. No entraremos en un plano moral, de decir si es bueno o malo, solo diremos que el tiempo cambia y está cambiando constantemente sin saber hasta dónde. Y con ese cambio (tiempo) caminamos nosotros. Hoy fui a misa, después de dos semanas que no iba, y fue muy hermosa la Eucaristía. Me gustó mucho. Me trasformé en una esponja que absorbía todo. Me hacía falta. Eso cambio, antes iba siempre. Me levanté temprano para poder alcanzar a leer algo de las más o menos 2000 páginas que tendré que leer de todos mis ramos del semestre. Después fui a comprar cosas para el desayuno para la Dany (hermana) y Ricardo (cuñado). Fui en auto para que fuera más rápido y después ir a misa. También cambió, pero me gusta preparar el desayuno. Ya por la tarde, después de almuerzo, fuimos al supermercado, todos juntos y me daba cuenta de cómo el tiempo que experimenté cuando estaba pequeño, era muy distinto al que vive ahora Benjamín, mi sobrino. Toco tan solo el tema; el enano lo llevaron a cortarse el pelo, y lo hizo en un auto que le conversaba mientras se lo cortaba. Yo no recuerdo cuando ni cómo me cortaba el pelo, ni quien lo hacía, pues vivía en el campo. Me dio risa, pero me hizo darme cuenta del paso del tiempo, como cambian las generaciones, las prioridades, y las necesidades, totalmente cambiadas. Eso también cambió. Hay tantas cosas que cambian, pero creo que usted concordará conmigo, en que en todo ese tiempo somos los mismos, solo que llevamos a las espaldas cambios que experimentamos en nuestra existencia. Pero seguimos siendo el mismo valor, más famosos, más simpáticos, mas perdidos, etc, pero somos los mismos. Usted también compartirá conmigo que aún así, siendo los mismos, muchas veces queremos cambiar, y qué difícil es cambiar. Las cosas cambian, el día, la noche, todo cambia, es como un constante devenir. Un filósofo antiguo diría, que “no nos podemos bañar en el mismo rio” (Heráclito) y postulaba como buen físico, que el origen del mundo, es el cambio. Pone como ejemplo el fuego, que se inicia y muere en un cambio contante. No obstante, esta idea de cambio, sigue siendo demasiado fácil para compararlo con nuestro propio tedio de las cosas que no podemos cambiar y que simplemente son. La invitación que te hago, es que seas tú mismo. Tú, no puedes ser algo que no se puede. No puedes eliminar tu propia historia. Ella es la que alimenta tu diario vivir. Tu familia, tus hermanos, tus amigos, tu pareja, tu polol@, tu mascota, tu animal doméstico. Nada de eso podemos igualarlo en valor, ni reemplazarlo. Confórmate con lo que eres, e intenta vivir feliz, pues esta vida es la única en que podrás hacer historia.

usted puede pensar lo que quiera “simpático”

La simpatía es algo tan
subjetivo que llegar a ser objetivamente simpático implicaría seguir una
carrera humorística. Sin embargo, cualquiera de ustedes puede opinar lo que más
estime conveniente de esa persona o de mí, pero no olvide que la simpatía es subjetiva,
y que las personas no son simpáticas porque yo me rio de las tonteras que dice,
si antes no he abierto una puerta para que esa persona de explaye. En teatro se
podría decir, si no se le ha dado tarima.

Pues bien mis   queridos blogeros, yo he iniciado mi reflexión
acerca de la simpatía, y he invitado a cada uno de ustedes a echar un vistazo a
sus respectivas opiniones, pero sin embargo, lo interesante no es lo que cada uno
piense, sino que también lo que objetivamente es ser simpático.

Indagando en su etimología,
comparándolo con otras palabras, y llegué a ver que simpatos, es distinto de a-patos,
que quiere decir, negación. Es decir, la preposición “a” seguida de su
respectivo adjetivo conforma una única palabra. Curiosamente, simpatía συμπάθεια (sympatheia), palabra compuesta de συν
πάσχω + = συμπάσχω, literalmente “sufrir juntos”, “tratar con
emociones “. Sin embargo, con el paso del tiempo esta palabra
pasó a significar en un sentido positivo “alegrarse con”.

Y de esto último somos
herederos. Pero la simpatía es algo que habla de empatía. Pues cuando
encontramos a alguien simpático, algo nos agrada de esa persona. Por lo tanto, podríamos
hablar de una atracción de su alegría, una atracción de su “YO”, que capta mi atención
y la vuelca sobre ella. Pues si no consideráramos a alguien simpático, no le hablaríamos,
no dirigiríamos ni la más mísera palabra, ni pronunciada con nuestra boca ni
teclear el asqueroso teclado de nuestras computadoras para construir una
palabra dirigida hacia ese ser “tan simpátic@” en sentido irónico obviamente.

Cada uno de ustedes
puede pensar lo que quiera, pero yo tengo mi opinión clara de ustedes. Si me
caen bien, no se los digo, si me caen mal les digo que me caen bien, así quedan
todos contentos jajajaja.

En general me gusta
mucho compartir. Soy de esas personas que disfruta al máximo su día. El tiempo
es oro, y cada segundo del día es oportunidad para alegrarse, para disfrutar la
sabiduría de la vida oculta en nuestra propia historia. Al final he descubierto
que ser simpático no corresponde a algo que puedo adoptar como un personaje en
una obra teatral, y una vez terminada la obra, lo desecho. Algunos pueden tomar
esta postura sin duda. Pero ser simpático significa una actitud de vida. Un
traspasar emociones alegres y saber empatizar con el otr@, ponerse en los zapatos
del otro, en su lugar. Usted puede seguir pensando lo que quiera, pero no
cualquiera puede pensar como el otro.

Este puede ser un dia oportuno para ser simpático, a pesar de la lluvia, usted puede , con su simpatia, hacer de este dia, algo distinto, incluso para usted mism@.

 

 

Sácate los audífonos y súbete a la micro!!!

Es extraño que yo, Carlos
Suazo, me ponga a escribir lo que sucede en el día. Esto servirá para poder
hacer un recuerdo de este primer mes (X).

Lo que no es extraño es
que me sucedan cosas chistosas. Hoy mientras venia en la micro, camino a mi
casa,  comúnmente me vengo escuchando
música en mi Ipod, un buen Jazz me acompaña, me hace más ameno el camino.

Pero, me subí a la micro, y como venía llena,
me saque los audífonos, ¿por qué? pienso que si alguien me quiere preguntar
algo, o pedir algo, con audífonos es más difícil escuchar, o tardaré en
reaccionar a la petición. Entonces ya sin audífonos, puse atención lo que la
gente conversaba y me pareció bastante atractivo el sin fin de cosas que uno
puede escuchar en una micro.

Unas niñas de 13-14
años, media rubia, en chile se podría decir, un “cheque a fecha”, conversando
sobre la corporalidad de las mujeres, y de los hombres, y que lo que importa es
“gozar”. Jajajajaja y se rio casi todo el viaje. A veces me contagiaba, pues
era muy chistosa su fas y su risa era además chistosa jajajaja

Por otro lado, una
señora, próxima hacia donde estaba yo, conversando sobre su separación. Le hablaba
a lo que yo creo que era su “amiga” y le comentaba que ya estaba aburrida de
los celos de su marido y que los ocho años que llevaba junto a él, los va a
tirar a la cresta porque ya no quiere seguir experimentando la misma sensación de
inseguridad de su marido. Lo único que le importa, es que su hijo no asume lo
que está pasando, y ya tiene 7 tiernos años. Yo lo consideré, un tanto
apresurado, porque se notaba que la señora estaba enojada, pero no creo que
alguien se separe de alguien por celos. Bueno, esa es experiencia de pareja que
siempre son subjetivas. Hay que vivir la relación para comprender  alas parte. Pero igual el hijo de la señora
le pidió a su papá que los invitara al cine, y compró tres entradas. Y la
señora decía que no le quedaba otra que ir. ajajajaja

Por otro lado, unos
jóvenes hablando de una banda artística que va a venir a chile, el nombre no lo
recuerdo, pues ni siquiera lo conozco. Al otro lado mío, hablando de política,
sobre la actualidad de los estudiantes y cómo al gobierno se le ha ido de las
manos toda esta situación estudiantil.

La invitación que hago,
es a sacarse los audífonos, y comenzar a escuchar lo que la gente piensa. Muchas
personas, haciendo “OIDO” a la cultura europea, o norteamericana, hemos
adoptado esta extraña pero divertida forma de viajar con música que nos
olvidamos de todo y que viajamos con muchas historias que se siguen haciendo
junto a nosotros y que por estar con audífonos nos las perdemos. No digo que
sea relevante. Lo relevante es que lo propio que tenemos como seres humanos, es
que hay otras personas que pasan por dificultades y por andar con audífonos y
no escuchar a los demás, hacemos oídos sordos a las problemáticas complejas que
vive la gente en general.

Espero que tengan
buenas noches, y si van a ponerse audífonos para dormir, les recomiendo que sea
sin audífonos, puede que no escuchen lo que les dicen los sueños!!!!

Pensamientos

Comenzado mi viaje, tomando mis
cosas y recordando otros viajes, dejar aquellas cosas que me impiden hacer un
buen viaje.

Este
viaje es un viaje especial por no decir otra cosa, ya que está de noche, solo
llevo lo necesario para hacer un viaje lo mas liviano posible. Busco un sendero
del que me guiaré para llegar a la sima de esta mi montaña.  Lo bueno de andar de noche es que no da mucho
calor, esta noche sucede lo mismo, está fresco, quizá seria mas agradable si
comenzara caminando con otra persona, pero voy solo. Camino por este claro
sendero el que está iluminado por una luna muy grande, nada se le oculta, ni
siquiera lo que está bajo los árboles, ya que sus sombras los delatan.

Mi
viaje a la cumbre no pasa inadvertido, camino y camino, de momento encuentro
claros caminos, pero  hay tantos caminos
que preguntarse si voy bien o si estoy ubicado seria una sabia pregunta con una
respuesta capaz de abrir caminos. Pero como el tiempo no apremia, no descuido
en tomar el camino que más me tincó, y es así como también llego a un sendero
que es donde está ubicada la gran caverna donde reside el señor sabio, que
contesta cualquier pregunta de lo que uno quiera, de la vida, de todo.  A medida que me voy acercando a su imagen
tallada en la sombra de su caverna, voy apreciando la noche y su alrededor, su
esplendor y su grandeza. Con este escenario de fondo y mi mente preocupada mas
que solo en conocer a este hombre que le llaman el sabio, me pregunto mientras
me voy acercando por qué le dirían así, qué tiene de distinto que le hacen
decir que es sabio, desearía tener su misma sabiduría y responder a grandes
preguntas de la historia, de la ciencia o de la matemática.

Llegó
la hora de conocerlo y de preguntarle. Le pregunto, por qué le dicen sabio. El
atónito frente a esta pregunta, responde con una mirada un tanto sorprendida un
tanto aproblemada. Frente a su silencio, respondo yo, quizá la sabiduría por la
que es conocido es siempre en vistas a los demás, es decir, estaba el señor
sabio acostumbrado a responder cosas de la vida de otras personas, pero que sin
embargo nunca su sabiduría o su inteligencia se había detenido ni siquiera a
cuestionarse cosas de su propia vida. Y me respondo yo mismo que la sabiduría está en
conocerse a si mismo. Este señor será sabio en tanto sepa responder frente a la
pregunta por si mismo.

Pero
bueno, nuestro viaje imaginativo continua. El señor sabio una vez que termino
de preguntarle lo que le pregunté, el se dirige sutilmente hasta el fondo de su
caverna y de un maletín viejo y roñoso saca un regalo para mi. Este regalo me
sorprende, porque es un corazón de verdad, un corazón que yo como hombre
inserto en la una sociedad que poco se preocupa de los demás y se pierde en su
yoismo.

Este
corazón representa vida, si una pregunta es capaz de dar a luz una respuesta
iluminadora, este corazón cobra esa misma fuerza de vitalidad como la de
respuesta generadora de nuevas preguntas y desafíos. Me despido del Sabio y
emprendo mi viaje de regreso, este viaje que me enseñó que es necesario darse
un tiempo para uno mismo, un tiempo para conocerse y ser capaz de responder
frente a preguntas que otros no pueden responder.

Palabras

Rabindranath Tagore. Pájaros perdidos.

Poema

Rabindranath
Tagore. Pájaros perdidos. Madrid.
1917

6

Si de noche lloras por el sol, no
verás las estrellas.

68

El bien puede resistir derrotas, el
mal no.

103

Las raíces de un árbol son ramas bajo
tierra; las ramas, son raíces en el aire.

71

El hacha del leñador pidió su mango
al árbol,  y el árbol se la dio.

113

Gritos de niños son los montes, que
levantan sus brazos porque quieren estrellas.

184

El que se ocupa demasiado en hacer el
bien, no tiene tiempo de ser bueno.

160

Las gotas de la lluvia besaba a la
tierra y le decían bajito; somos tus hijas tristes, madre, que volvemos a ti
desde el cielo.

142

Déjame que crea que una de esas
estrellas guía mi vida por el misterio oscuro.

59

No temáis nunca el instante dice la
voz de lo eterno.

32

Cada mañana de Dios es una nueva
sorpresa para Él mismo.

Jesús y su sacerdocio

Personalmente me gustó mucho en el curso de Orden, el semestre pasado, la lectura de Albert Vanhoye, y la
interpretación de la carta a los Hebreos, la visión del sacerdocio en el AT y
su nuevo sentido en el NT. Porque si en el AT el sacerdote era el que ofrecía
sacrificios por sus pecados y por los del pueblo, ahora en el NT con Jesús, es
él mismo quien se ofrece, llevando a la perfección las potencialidades de la
humana condición, como son la caridad, el amor, la libertad. Ya que aceptó en
todo la voluntad de Dios, ofreciéndose como victima de propiciación por los
pecados de todos. Y esto lo hizo no como el sacerdote del AT que tenía que
constantemente estar ofreciendo sacrificios, lo hizo de una vez para siempre.
Por tanto es una sacrificio eficaz Hbr 7,11 perfecto, sellando con su sangre
Hbr 9,12 , una nueva alianza entre Dios y los hombres, pues es también
mediador. De ahi su apelativo de Sacerdote.

Creo que la concepción que se tienen del sacerdocio no se contradice en nada
con la actual forma de entender el sacerdocio, pues éste encuentra su sentido
mas profundo en el modo en que presenta la carta a los Hebreos a Jesús. El
sacerdote de hoy, tiene que estar siempre en armonía con Dios, esperando que se
haga su voluntad y haciendo todo lo posible para que ella llegue a su
realización. Tiene que ser un mediador, y es como se muestra en la vida sacramental
de la Iglesia, y tiene que llevar a cabo el sacrificio más grande de amor,
entregar su vida por amor a Dios y a su evangelio. Jesús, el logos encarnado,
vivió perfectamente su humanidad, y porque es humano es capaz de solidarizar.
El sacerdote de hoy está invitado a no olvidar que es hombre, y que como tal,
tiene todas las capacidades y potencialidades para solidarizar, pues como
decía, la condición humana, me hace ser más sensible a las cosas de los demás,
sobre todo si fijamos nuestra mirada en la vida misma de Jesús, pues en Él, se
nos revela el hombre al propio hombre GS 22.

El problema es que este modelo nos queda grande, pues en el diario vivir, la
debilidad humana quiere a toda costa contradecir a Dios, y nuestra humanidad
decae y vivimos como sin esperanza. Pero Jesús nuevamente sale a nuestro
encuentro para decirnos que el verdadero sacerdocio es un modo de vida. No es
que cumplido un sacrificio se acabó todo, o que ya todo está realizado. Creo
que recién comienza ahí, porque es la convicción de querer amarlo, de querer
seguirlo, al modo humano, sabiendo que sin su Espíritu nada es posible.