Pájaros errantes no siempre es porque lo quieren…

Hace tiempo que quería comentar, que mientras viajo a mi casa, después de asistir a clase a la universidad. El motivo, no es porque no haya ido a la universidad, sino porque simplemente hoy ya no pude soportar más el silencio de mi reflexión.

Hay veces que uno siente cosas (indefinidas) con respecto al sufrimiento de las personas. Pues bien, si alguno se ha percatado, en la salida de Santiago, ruta 68, hay un basural tremendo, en donde se reprocha no solo el aseo que tiene cargo la municipalidad de pajaritos, sino además, las personas que viven cerca de ese basural. Es un basural que no está sitiado, no está en un lugar simplemente, más bien, son como 2 kilómetros con basura, escombros, etc. Ahí mismo, es donde personas anónimas, viven en una casuchas hechizas, y se vez en cuando tengo el privilegio de ver a alguien fumando fuera de su casa, y la verdad que es un silencio que no me había atrevido a enfrentar, pero creo que así es como actúa la gracia de Dios, en el silencio de las cosas, en el silencio de la vida de las personas que quieren sin lugar a duda responder de una forma más generosa sin esperar obviamente nada a cambio. Difícil resulta una política lucrosa de este tipo de cosas, solo un ayuda a la humanidad.

Creo que los pájaros errantes, de los que hablo, usted ya los podría haber definido (en sentido figurado) muchos de ustedes.

En este tiempo, es más común ver a los pájaros en la calle, comiendo en los lugares hasta menos pensado. Mientras hacia mi estudio de antropología, estudiaba en el patio de la universidad donde estudio, y justo al lado mío, llego una paloma que despertó mi reflexión. Los pájaros no siempre quieren salir de sus ambientes sino es porque tienen algún motivo por el qué salir. Este pájaro que llego a mi lado, no sé, pienso porque creía que yo le daría lo que necesitaba, pero yo andaba solo con una caja de leche con chocolate y obvio que no le podía pasar mi bombilla para que tomara. Esa es la actitud de todos, frente a alguien que necesita. La reacción es que uno es egoísta y no puede ser de otra forma, estamos en una sociedad que es muy competitiva, es como lo que decía Thomas Hobbes, en el Leviatán “ que el hombre es un lobo para el hombre”, refiriéndose obviamente a lo que mueve a los hombres a olvidarse de que estamos en arrojados al mundo pero con otros hombres, y ese olvido nos hace perder lo esencial de la humanidad, que somos en la medida que somos con otros.

Este otro que he descubierto en mis viajes de regreso a casa, son todas esas personas que viven en estos basurales. Es difícil para mí pensar en alguna solución, pero creo que al menos diciéndolo y constatándolo es un primer e importante paso. Estos son los pájaros que viven instalados en estos basurales, y no tiene  motivo por qué salir de ahí. Nosotros les podemos dar un buen sentido a ellos, no a darle las cosas, sino un sentido a su existencia. Nosotros también podemos ser pájaros cómodos, que no queremos salir de nuestra comodidad a buscar algo con más sentido como esta paloma que llega a mi lado a buscar y exigirme lo necesario, que aunque no lo tengo, no doy todo de mi para satisfacer su necesidad.

Anuncios