dar espacio a los sentimientos

desmotivaciones.mx_Paradoja-de-los-Sentimientos-y-la-Lgica-El-corazn-tiene-razones-que-la-razn-no-entiende_134294317599dar espacio a los sentimientos parece difícil  sobre todo hoy en día en que aunque se reconozca que es lo mas original y espontaneo que puede existir en el hombre, además es lo más difícil de vivir. Desde los primeros gestos que comparte una madre con sus hijos, como dar pecho, o cambiar los pañales, hasta preocuparse por como estas, o acompañarte cuando tienes miedo contándote historias hasta quedar dormido.

Hoy hablábamos con unas amigas sobre la importancia de conversar estas cosas, sobre todo en un espacio de confianza, donde se pudiera mirar nuestros propios errores, y saber aceptarlos y crecer con ellos no como algo feo o molestoso, sino como algo que me permitirá evitar vivir episodios feos y pasados molestoso.

Desde tiempos inmemoriales todos hablan sobre el amor. Ya conocemos la historia de Ulises y Penélope, un amor sin limites, sobre todo con el paso del tiempo, siempre el amor se espera y conserva. El paso del tiempo nos hace conocer, nos hace amar, nos hace respetar. El tiempo nos da espacios de amor. Amar y no amar, he ahi el dilema. Los intelectuales siempre se han esforzado por liberarse de los sentimientos y solo inteligir verdades. Yo, aunque no soy intelectual, si creo que se necesita poder liberarse de la comprensión de las cosas y entregarse a los sentimientos. Los sentimientos son lo mas propio y respetuoso que deberíamos todos respetar, sobre todo en este tiempo en que se ha dejado de lado el amor para aceptar el placer como única vía de expresión  No quiero decir con esto que debemos o amar o aceptar el placer. Las dos cosas también se pueden dar, y de hecho creo que es mas rico que sea así  Hay días como hoy en que necesitamos alguien a nuestro lado. Hay días en que queremos vivir el romanticismo de la vida. Hay días que nos entregamos y hay días que nos reservamos. Días que queremos ser nosotros mismos, todos los días.

Lo único que importa es la calentura  concluyó una amiga esta tarde. Creo que es una mala conclusión  Lo único que importa es la felicidad. La amistad es lo mas valioso que deberíamos tener todos, y sobre estimo ésta pues creo que es el espacio propicio para poder ser nosotros mismos. Bueno, en sentimientos no creo ser un experto, solo espero que ustedes me enseñen que siempre hay opción para los sentimientos, a pesar de que no haya un justo equilibrio entre lo entregado y lo apostado. El amor de uno siempre es desbordante, de hecho no entiende de equilibrios materiales, ni de nada; esto al menos cuando es amor de verdad.

No podemos estar inmunes a los efectos que los sentimientos producen en nosotros. En verano, es cuando estamos mas expuestos a los sentimientos. La soledad es una causa de sentimientos. La invitación es a ser más observadores, a tomar conciencia cómo actuamos en tales circunstancias y tomar las cosas con libertad. El amor nunca es obligado. El amor se merece, se necesita, se entrega.

Es como un mandamiento. Respeten a sus amigos, o amigas, sean cautos, no se las coman. Sino perderán pan y pedazo  Mejor quieranl@s con amor. Valoren la amistad como un tesoro, y respeten el sexo como sagrado. Amigos con ventaja puede ser una opción. es cosa de cada uno. Pero yo les recomiendo amig@s con amor. Sexo y amistad es algo serio. Los arrepentimientos llegan luego que necesitamos amigos. (conclusiones de conversaciones con amigas)

corazón coraza…

comenten sus opiniones o aportes, este es un blog, ustedes hacen el 50% de este blog.

Anuncios

una mirada a lo cotidiano…

0003-bicicletas-de-ua-ua-pernambuco-iRecordar es todo un arte. Cuando alguien recuerda, la mirada parece perdida. Vean las  personas sentadas en la plaza, mirando fijamente los objetos. Ellos están recordando.  Recordar por donde entra el sol, como cae la lluvia y por qué no decir todas las opciones más estúpidas que podamos encontrar, son un buen ejemplo en este espacio. Recuerdo una conversación con mi madre sobre su poca tolerancia a las moscas. En un almuerzo mientras comíamos, ella detestaba la presencia de una que otra mosca revoloteando nuestro quincho en la casa de victoria. Yo le dije, mamá!!! Pero ellas nos enseñan a que nosotros seamos más tolerantes. Si soportas un almuerzo sin tener que parar a matarlas es que ya ha progresado algo. Qué tiene que ver esto con recordar? Que los recuerdos pueden ser agradables o pueden ser detestables. Quizás mi madre tenía una mala experiencia con las moscas. O seguramente alguien tendrá un pasado no tan agradable de recordar.

El artista cuando enfoca su creación en la recepción de su obra, poco se entenderá; nos cuesta interpretar lo que quiso decir o lo que sentía, pues toda obra es reflejo del sentir particular de alguien. No es hacerse independiente de las personas. Dependemos de ellas para poder despertar nuestra creatividad, nuestra emotividad. Pero creo que principalmente el camino de un artista es su sentir, y su arte. En otras palabras, el arte del artista es su propio sentir y nosotros los que debemos codificar sus datos para procesar los conceptos y llegar a interpretarlos..

Pienso un poco en piezas musicales como claro de luna de Beethoven, una melodía casi de alguien que está viviendo en las realidades infra terrestres. Así también, obras como la misión de Ennio Morricone que nos narran una poesía de evangelización. Artistas para llegar a cada una de esas obras han tenido una experiencia fuerte, y han sabido plasmarla en una pequeña nota de unos minutos y nosotros escuchamos sus obras y decimos; oh en verdad hay algo de triste en claro de luna, o mira, conceptos como esperanza en la misión, etc.

Podríamos dar miles de ejemplos para llegar a lo que todos conocemos como la experiencia de la realidad. La realidad nos inunda con pasado, presente y nos impulsa al futuro que constantemente se hace presente en el hoy. Este presente siempre es una afectación de nuestra conciencia, es decir, como una experiencia de cambio que nos obliga a reflexionar y tomar conciencia de lo que trasciende y nos mueve a ser mejores personas. Nadie por naturaleza querría ser malo; sería absurdo que un árbol se negara a entregar sus frutos. Todos por naturaleza estamos abiertos a la realización personal y esto no podría ser tal si no estuviéramos en compañía de alguien. Somos seres altruistas que construimos en y por los demás.

Vemos a nuestro alrededor, todo cambia. Heráclito decía 1000 años a.c que no nos podemos bañar dos veces en el mismo rio, refiriéndose a que todo cambia. Este pensador pertenece a los llamados filósofos presocráticos o llamados cosmológicos, pues observaban la realidad y veían qué cosas de la naturaleza prevalecían por sobre las demás. Heráclito entonces creía que el cambio permanecía por sobre todas las cosas, y postuló que la llama de fuego representaba el cambio, el constante movimiento.

Estas cosas tienen una fuerza de realidad impresionante. Como un cuadro abstracto, siempre nos muestra lo mismo, pero dependiendo como estemos interiormente es como lo interpretaremos. El pasado no cambia, lo que cambia es cómo miramos el pasado, pues hay un presente que se actualiza y nos hace ver las cosas diferentes.  Intentando vencer esta posible causa de erros, pues el pasado nunca se equivoca, intentaré ver estas historias contextualizadas para poder llegar a la verdad y desligarme personalmente de toda atadura que pueda aferrarme enfermizamente al pasado.

He aprendido que no hace bien entroncarse en el pasado. Necesitamos por amor a nosotros mismos dar el salto a vivir el presente. Hay muchas cosas del pasado que amamos, y nos aferramos como si fueran nuestro amuleto. Yo les propongo que esa ya no sea nuestra jurisdicción. El pasado tiene cosas valiosas como la familia, que se prolonga incluso hasta el presente. Pero hay hechos que no sirven y que nos detienen como una coraza. Una amiga hace poco tiempo me enseñó un poema de Huidogro, “corazón coraza”. Creo que aquí podríamos decir esto, pues el pasado, lo que amamos, nos acoraza como caparazón, pero no debemos encapsularnos, debemos dar el salto hacia afuera y ser libres. La libertad se vive cuando nos desligamos de los prejuicios y aceptamos a las personas como son. Es cierto que es una lucha constante aceptar a los que nos caen mal. Pero poco a poco si hacemos el esfuerzo iremos siendo más nosotros mismos y obtendremos la tranquilidad o ataraxia de la que se referían los griegos como meta de todo hombre. Cuando las miradas no se pierden en el espacio podremos decir con toda certeza que estamos bien encaminados. Entonces ¿dónde debemos poner nuestra mirada?… en las personas.

hacernos ciegos por conveniencia

Ayer lunes 25 de marzo 2013 me llamó mucho la atención que Nancy, una de mis mejores amigas me haya dicho que no le importaba su casa, ni sus cosas, ni su auto, le importa estar cerca de los que quiere. Su hermosa hija, de su esposo Erick, todo un ciclista a quienes sé que ama mucho. Ella me hizo pensar en la felicidad, y como estamos en la Araucanía, ¿en qué estamos quemando nuestro reloj?ciegos

Todo el tiempo el hombre lucha por una mejor vida. En ese intento, las cosas materiales son un medio para conseguir dicho estado de vida. En chile, cuánto se ha cuestionado el salario mínimo, precisamente porque no alcanza más que para cubrir los gastos necesarios y con ello se esfuma la posibilidad de darse un gusto. Por otro lado el famoso pos natal, que se demoró tanto tiempo en salir del congreso. Resulta patético que mientras se tramita tanto dicha ley, otros estén reclamando que les suban un millón de pesos por cuestiones de viajes y viáticos. Estas últimas son las que no se tramitan, muy por el contrario, son las leyes que yo bautizo como f16. En menos de media hora ya están decretadas.

Cuántas veces hemos escuchado en la radio, en la televisión, u otros medios de comunicación masiva, la famosa proposición “el dinero no hace la felicidad”. De hecho es como nos comparamos unos a otros, cuánto ganas, en qué trabajas, etc, todos estamos inmersos en una gran obra de teatro en que queremos ser el personaje de ensueños. Vamos al Mall a comprar todos los accesorios para que esta obra salga bien; nos disfrazamos, compramos cosas para llenar el escenario, camas, closet, cómodas, televisores, ropa, casas, auto, una mascota, una jaula con pajaritos, queremos tenerlo todo depositando en cierta forma el éxito en ellas. Incluimos a nuestra familia más cercana a esta obra, también les damos lo necesario, pero olvidamos que hay otras personas que quieren subir. En definitiva, nunca nos hemos puesto de acuerdo quien va a mirar la obra, pues todos queremos subir a hacer nuestro personaje. No obstante, como todo esto es sentido figurado, no existe tal obra, sino más bien, existe nuestra vida. Las ideas de esta obra nos ayudarán a darnos cuenta que existimos en y para otros. Construimos familia en torno a otros, nos proyectamos teniendo una familia. Pero nuevamente suena la frase “el dinero no hace la felicidad”.

La pregunta lógica seria preguntar entonces “qué hace la felicidad” si casi siempre nos dicen qué es lo que no hace la felicidad.

Algunas veces, con pena, me doy cuenta que lo material no hace mal, sino solo cuando lo principal llega a serlo. Por otro lado, creo que cada uno piensa distinto, es respetable que queramos vivir cómodos, vivir bien, que no nos falte nada, si todos queremos eso para nosotros, para nuestra amada mujer, y nuestros hijos. Las familias humildes siempre las vemos tan felices que quisiéramos reclamarles que no lo sean, pues no tienen nada para serlo. Ahí nos suena un clic que nos dice en verdad, lo que hace feliz es estar conforme con lo que me ha tocado vivir. Todos tenemos cosas muy positivas, hasta las personas que son más calladas. Todos podemos cooperar a que día a día nos enfoquemos en lo que realmente importa, nuestra familia, amigos, las mujeres que amamos, etc. Siempre debemos dar el salto de nuestras aspiraciones a lo que quiero vivir.

Hace poco tiempo, vivíamos como país una tremenda pena por el accidente de Juan Fernández, personas que tenían un buen pasar económico, que no necesitaban mucho para entretenerse y en los códigos chilenos ser felices con la plata. Pero ellos decidieron ir en ayuda de los necesitados por el maremoto del 27 de febrero de 2010. Nos dieron un gran ejemplo a todos, pues ellos destacaron por sus oficios, y lo hicieron hasta el final de sus días. Sus almas descansan en nuestra consciencia de que estaban haciendo lo correcto.

Hay veces que nos sentamos frente a la televisión, y decimos cada 15 minutos, qué terrible lo que pasa en chile, pasan 15 minutos más y decimos qué terrible lo que pasa en el mundo. 15 minutos mas y decimos qué terrible lo que hacen con los niños, con las mujeres. Y podríamos acortar la brecha a 5 minutos y las atrocidades aumentan más del 50%. No queremos ser pesimista, pero las noticias nos hacen darnos cuenta que el mundo cada dia está peor. Salimos de casa todos los días, aunque sea al patio, y miramos nuestro ambiente, y decimos que no es igual a antes. El día de ayer hablaba sobre el reloj de tiempo. El tiempo de hacer el bien es este. No podemos esperar más. No es solo una invitación de Dios. Es una invitación de la humanidad. No podemos dejar de hacer lo bueno si alguien lo necesita y está a nuestro alcance hacerlo. Sería como hacernos ciegos por conveniencia, y hasta lo que yo sé eso no se llama ceguera, se llama egoísmo.

Oiga Señor!!! señor!!! Pero si usted me viene con ese problema, tráigame la solución poh!!! Creo que la solución es dejar de lado nuestras cosas, y ver que podemos darle una mano a los demás para ser felices.

 

Un reloj que no funciona a pilas, sino a fuerza de sentir

tiempo_relojTodos tenemos noción de lo que significa tiempo, espacio, lugar, por lo demás cosas básicas para nuestra comprensión. Sin embargo, el tiempo es de importancia como medida para vivir y experimentar el espacio y el lugar. Celebramos cumplir años. Los pololos actuales, celebran semanas, meses, años, etc. Los matrimonios cumplen bodas de oro, de plata, y así, giramos en torno al tiempo. Sin embargo hay una cierta moralidad que olvidamos a la hora de ver estos hechos. Que no es solo cumplir años, no es solo cumplir semanas, sino que cumplirlos bien.

Entonces, tener un reloj para medir esto, ya no es necesario. ¿Tener un calendario colgado en la cocina que nos indique lo que cumplimos? ¿Tener una agenda en gmail que nos indique qué día tenemos tales cosas enviándonos un aviso automático? Para medir esto, solo necesitamos medir con el sentir. El sentir nos ayuda a cambiarle la moralidad al tiempo. ¿Cómo el tiempo puede tener una moralidad, si solo los hombres tienen moral?

Tenemos frase para todo. Cuando no conocemos a alguien de inmediato comenzamos a hablar del tiempo, obviamente del meteorológico. O qué rápido pasan las semanas. Etc. Todos sentimos que el tiempo se nos escapa de las manos y no podemos hacer nada para detenerlo. Todo el día estamos pendientes de la hora. Hacemos planes con puntualidad meridiana, pero siempre los encuentros tienen hora. Los estudiantes se dan cuenta cómo han ocupado su tiempo. Creo que en sentido figurado podríamos decir que el tiempo tiene moralidad. Sería iluso pensar que éste hace algo contra nosotros. El tiempo no confabula contra nosotros, porque es un instrumento que está a nuestro servicio. No existen los tiempos. El tiempo es uno, todos estamos dentro de él, pero sin embargo todos lo vivimos de forma distinta, sea de forma activa, como de forma pasiva. El hombre moral se convierte en el tiempo, solo en la medida que lo ocupe bien. Sus acciones son realizables en el tiempo; entonces en la medida que lo ocupe bien, para hacer el bien, se convertirá en un tiempo ocupado moralmente.

Por otro lado, si hablamos de tiempo, tenemos un lugar, o un oikos o casa. El lugar donde nos ha tocado vivir el tiempo. Diariamente vemos como el CO2 va matando y destruyendo nuestro planeta. Pero qué hacemos para detener esto, o qué estamos haciendo para vivir la vida mejor? Son preguntas válidas que nos deben invitar a darnos cuenta que no estamos solos en este mundo. Nosotros no desarrollamos, construimos cosas siempre pensando en los demás. Es iluso pensar que las cosas son para uno, si estamos con un tiempo determinado en esta vida. Hay otras vidas que trascienden la nuestra y que obviamente son nuestra responsabilidad dejarles una nueva casa. Jesús decía que debíamos construir sobre roca. Bueno, la casa que construyamos debe ser edificada sobre ropa pensando precisamente para la eternidad.

Hay muchas formas de vivir el tiempo. Unos lo viven con ímpetu, a concho, otros por cuestiones de limitaciones, deben encontrar un sentido a sus vidas. Algunos enojados con Dios, intentan hacer responsable a Dios sobre las catástrofes que acontecen. Por otro lado, tenemos las cuestiones de saber si tendremos cura. San Agustín de Hipona, habla sobre el mal que hacemos y el mal que padecemos. El mal que hacemos, no lo buscamos.

No buscamos el mal por esencia. El mal es el no ser del bien. No elegimos el adulterio, sino el placer que nos causa ese tipo de relaciones. Por otro lado, el mal que padecemos, antiguamente se relacionaba con el pecado que se cometió, y por tanto el justo precio a la mala conducta. Ahora esto ya dejó de existir, y bien, al menos pensamos que puede ser algo relacionado con lo divino. Dios castiga el culpable, como si existiera una retribución de hacer el bien. Yo hago el bien, sin pensar en la retribución. Todos estaríamos frustrados esperando una retribución siendo que es mi responsabilidad hacer el bien. En definitiva, lo que quiero decir es que eliminar el mal del mundo es nuestra responsabilidad. Pero el verdadero bien está ligado íntimamente al amor. Todos podemos llegar a amar de verdad si practicamos el bien sin esperar nada a cambio. Pero por qué hacerlo? Porque estos gestos nos hacen ser más humanos, a compadecernos de los necesitados, como si en el que sufre, nosotros estuviéramos sufriendo.

Recordemos la lectura del evangelio del buen samaritano. Lc 10, 30 en adelante. Aquí nos demuestra cómo frente a muchos males, no nos hacemos responsables. Por casualidad pasa un sacerdote, pero que frente al mal que se supone no debería importale, pasa como ignorando lo que ven sus ojos. De igual modo un levita, pasa, mira, pero no hace nada. Tiene que pasar un buen samaritano, se hace responsable por el mal que está a su lado. No solo lo recoge, sino que se hace responsable por su porvenir. Es decir, quiere ayudar sin esperar nada a cambio.

Es a lo que todos estamos invitados en esta vida. A aprovechar el tiempo haciendo lo que nos corresponde. Es decir, si eres médico, haz tu trabajo pensando que lo mínimo que te pide el señor es lo máximo que tú puedes llegar a ser. El conductor de un bus, tratar de hacer todo lo mejor, pensando que de esa forma hago un bien, disfruto mi tiempo y me hago más feliz. Hay mayor felicidad en hacer el bien. Para darnos cuenta de eso, practiquémoslo, y nos daremos cuenta que es así.

 

Dios, la creación y la ciencia

Ya Stephen HawkingImage para explicar la realidad pone como ejemplo la pecera redonda. Estas peceras es lo más cruel que puede existir. Los peses observan deformada la realidad. De ahí que en la edad media, un decreto terminó por prohibir su existencia. Pero lo curioso es que castigamos la crueldad de esa realidad deforme, como si la realidad que nosotros vivimos fuera realmente la correcta. Quizá unos años o siglos más los peces nos castiguen por haberles quitado esa realidad de pecera circular, castigando la nuestra como cruel.
Lo cierto es que entrar a ver la realidad como siendo, todos creemos tener algo de verdad en lo que decimos, de ahí que de forma obstinada la defendamos. No obstante, en estos tiempos toda afirmación debe ser justificada con la prolijidad de la razón.
Entonces,  para hablar de la realidad de la Biblia y los juicios que podamos inferir de ella en relación a la creación del mundo, vista desde el punto de vista de la ciencia, podría clara y nítidamente enfocar una posible teoría de la creación sin tocar siquiera el concepto “Dios” tan citado en toda la historia. Parece una propuesta soberbia y alejada de la visión cristiana, sin embargo, no podemos dejar de imaginarnos dentro de las opciones de la creación explicarla alejada de los mitos y teologías antiguas y acercarla poco a poco a la ciencia metódica para buscarle un puesto más importante a Dios en todo esto. ¿Por qué esta opción? Solo porque la teología no explica que los paleontólogos hayan encontrado fósiles de dinosaurios.
Como teólogo es difícil hablar cosas como estas, sobre todo porque hay verdades de fe que están asumidas en mi vida cristiana y espiritual. Asumir estas preguntas, sin duda puede traerme problemas, pero sé que los problemas unos los encuentra cuando ha buscado la verdad. Por otro lado, si asumo estas preguntas, pretendo con humidad responderlas, a sabiendas que Dios permite y abastece espiritualmente a quien lo busca con un corazón noble y sencillo, sobre todo quien busca con anhelo la verdad.
¿Por qué los libros sagrados de la Biblia no hablan de los dinosauros cuando son capaces de hablar de la creación?
En primer lugar, los evangelios son naturalmente la expresión de fe de una pequeña comunidad o la experiencia de vida de un evangelista o escritor que expresa no solo su pensamiento sino también y principalmente lo que dice el pueblo sobre Dios. De ahí que han pasado por el sedase de la explicación obvia; la canonicidad es algo estudiando y analizado minuciosamente por los padres de la Iglesia y ratificado por el magisterio que acepta algunos escritos como inspirados por Dios, considerando la proposición Dios se revela a su pueblo sin equívoco. Por tanto, los evangelios no pretenden en ningún caso, explicar la realidad biológica que les rodea. Su finalidad primera es mostrar a Dios. De ahí que ni los dinosaurios, ni otro tipo de animales, sean causa para escribir un evangelio.
Mas notoriamente Dios está presente en todo hecho de la vida cotidiana de los primeros pueblos. Digo notorio, pues actualmente existen otras explicaciones para echos que en su momento se creían relacionados a la deidad. Llámese como quieran; reduccionismo religioso, explicación obvia, pobreza intelectual; Dios castiga o premia la fidelidad y la confianza. Dios rechaza y castiga la soberbia y el engaño. Entonces, Dios está presente en la sequia, en forma de castigo. Dios alimenta a su pueblo con el maná del cielo; entonces premia la fidelidad. Así es como interpreta los hechos cotidianos.
No podemos en definitiva juzgar hechos del pasado con conceptos actuales. Ahora esos mismos hechos podríamos decir, el agua se evapora, llega a una temperatura, cae, se calienta, pero no precipita. Entonces hay sequia. Lo mismo el alimento que cae del cielo; la lluvia está vista como la renovación del suelo, y por consiguiente la fertilidad de las tierras produce frutos abundantes para todos. En esta segunda explicación, podemos ver con claridad que estamos hablando de lo mismo, pero con conceptos alejados unos de otro en tiempo y tecnologías. Por consiguiente, todo lo que analicemos, tiene como “principium quod” que todo hecho debe ser analizado con sus contemporáneas categorías, ya sea exegética como científicas biológica. En otras palabras, la “contitio sine qua non”  para llegar a dar una respuesta no apresurada y madura, debe considerar a todas las ciencias un aporte más que una contradicción. La verdad si es hallada no puede ser vista como una contradicción. De lo contrario no hemos llegado a la verdad.

Pensamientos al aire.

 

Es casi imposible poder juntar toda la vida en una sola palabra. Las palabras representan el lenguaje más sencillo por el que nos comunicamos. Como una verdadera necesidad, sentimos, actuamos, comemos, nos hablamos, intercambiamos la vida.

En cada palabra se encierra toda una historia. Como cuando escuchamos nuestro nombre, a lo que llevó también a nuestros padres a optar por ese y no otro nombre. Los conceptos son la realidad presente, pero también la histórica y la futura. Las palabras están en un continuo futuro que se está haciendo presente pero que a la vez cada vez está siendo y será. Como un juego de palabras.

Cada acción que hacemos, nos representa. Podemos cambiar de lugar donde vivimos, podemos dejar de hacer cosas, omitir otras tantas, cambiarnos de país, de idioma, pero hay una cosa que no podemos cambiar; la pasión (Película el Secreto de sus ojos). Éstas son sin duda lo que debemos tener presente a la hora de conocer. Cuáles son mis falencias, cuales mis virtudes. Sobre todo tener claridad en las cosas que perseguimos en la vida. Las fuerzas del mal hay veces que solo existen para los paranoicos. Creo que debemos tener presente que con nosotros existe el mal y que siempre estamos prontos a equivocarnos y a errar en nuestras acciones. En definitiva, son vulnerables racionalmente y sobre todo a nivel sentimental. Somos pocos expertos para llegar a querer a alguien. Debemos ser muy cautos.

Estos días me he dado cuenta, que a mi alrededor hay muchas cosas que han activado mi intelecto, sobre todo por las vueltas de la vida. Le preguntaba a un amigo que su nombre prefiero mantenerlo en lo incognito. Le decía; tu tienes la opción de estar en los dos lados de la confesión. Escuchar, y por otro lado ir a confesarte. Pero sentí un poco de pesar por él, ya que hace mucho tiempo se había confesado y sentía que aún permanece ese sentimiento de culpa. Hay veces que nosotros somos menos misericordiosos que Dios. Parece que nuestro juicio es mucho más radical que el mismo de Dios. Él nos invita en Mt 25- 28 a tener presente en las bienaventuranzas que la medida de nuestras acciones es el amor que hemos sentido por el dolor y la necesidad ajena. La misericordia de Dios de llegar a la historia y salvarnos desde ella no como una acción sobrenatural sino sobre todo porque es parte de las posibilidades del hombre.

Y así hay muchas otras cosas que han despertado el pensar en el diario vivir. Lo importante este último tiempo en cualquier vida personal es no tener miedo a pensar. Generalmente el pensar lo asociamos a cuadros depresivos o angustiosos. El pensar es lo más elevado a lo que puede llegar el hombre. Tejiendo y entretejiendo el pensamiento llegamos a construir cosas hermosas y maléficamente a destruirlo con sentimientos poco honestos que paradójicamente niega al mismo hombre y su capacidad de trascender.

Ser dócil al maravillarse. Los primeros hombres que se preguntaron por el mundo, por el hombre, se llamaron cosmológicos o pre-socráticos. Lo particular de estos filósofos es que tenían la capacidad de maravillarse frente a la creación del mundo. Otra cosa es buscar el sentido de éste y su fin último, pues todas las cosas con Santo Tomás de Aquino tendrán una causalidad o una voluntad de ser en el mundo que explicaría su existencia. De ahí que el hombre es causa de Dios, y Dios causa del hombre. Dios se hace hombre en Jesús, para mostrarle al hombre al propio hombre LG22. Sería ilógico que la iglesia escribiera un decreto en que se auto-invalida. Pero está invitada a buscar la verdad, verdad que ha sido identificada con una persona, el verbo encarnado. Por otro lado tenemos la trinidad manifestada en la creación. Teológicamente descubrimos que todo es un misterio de amor de Dios para con el hombre. Un Dios uno y trino que se muestra a todos con amor infinito a todos, pero también se muestra como misterio.

Desde el punto de vista de amar lo que no conocemos, Dios siempre tiene el primer lugar. Las personas que más me llaman la atención son aquellas que se muestran como misterio. Las viejas de población algo de esto deben tener. Saber la vida de los demás y no sentir ánimo de construir o saber algo más de sus propias vidas. Pero sin salir del tema, los primeros filósofos de los que hablábamos, las viejas de población, todos tienen algo en común; todos son capaces de Dios, y por ende son capaces de  la verdad. Unos la encuentran, otros no se vencen en su búsqueda. Todos buscamos saciar ese interés por lo llamativo, por lo mistérico, todos estamos en esa parada de alguna u otra forma. 

lo que está diciendo sin palabras

Por estos días, disfrutando de la libertad, de la amistad y del tiempo. En qué lo ocupo? Obviamente en lo que mejor se hacer, disfrutar. Disfruto la amistad, intento ser lo mejor posible. Las políticas sentimentales por estos días, se han cerrado las relaciones diplomáticas, y hoy viernes 21 recibo un llamado de un amigo cura de Santiago que además de despertarme de mi cálido sueño a las 10.30 antes del meridiano, es capaz de felicitarme por mis logros y aconsejarme que me cuide (usa plástico) sobre todo ahora.

Pero era segunda vez que despertaba, pues me había despertado voluntariamente a las 8 antes del meridiano para comenzar a leer el gran diseño de S H. cosa que por estos días me hace muy feliz. Sus comentarios no solo engloban la filosofía que tuve que estudiar, sino que además tiene una postura totalmente distinta a cómo veo el mundo y a cómo explico las cosas de la vida.

Me llama mucho la atención sus comentarios que me han hecho valorar el cosmos y el universo en su totalidad, como causa del resultado físico, más que de la intención de alguien que quiere compartir el amor. Sus pensamientos son muy convincentes pero resulta clara su postura; Dios no tiene nada que ver con la creación. Por eso me gusta, pero pienso totalmente distinto a él.

Lo que está diciendo sin palabras (mi amiga Michell). Creo que si hay algo que he tenido presente durante estos días, que cada instante no solo debe vivirse a concho en todo sentido, sino que además agradecer la oportunidad que Dios nos da de conocer. Tuve la oportunidad de estar el cojo, el P Jorge Astroza, con quien viví un año en Rancagua. Su experiencia e inteligencia son sin igual, y obviamente que me ha hecho crecer mucho como persona. Valorar a las personas que tienes a tu lado, es la oportunidad del día. Estar atento a las cosas de cada dia (amigo Leo Arévalo) Vivir el dia a dia, vivir con los sentidos bien dispuestos a aprender, a descubrir que cada minuto es para compartir, para vivir. Cuando uno escucha aprende, cuando uno escucha aprende a callar. Eso quiere decir que es la única forma de aprender, porque leyendo solo aprendo a saber que hay algo distinto a mí, o alguien similar. Es el gran premio del arte en la escritura.