hacernos ciegos por conveniencia

Ayer lunes 25 de marzo 2013 me llamó mucho la atención que Nancy, una de mis mejores amigas me haya dicho que no le importaba su casa, ni sus cosas, ni su auto, le importa estar cerca de los que quiere. Su hermosa hija, de su esposo Erick, todo un ciclista a quienes sé que ama mucho. Ella me hizo pensar en la felicidad, y como estamos en la Araucanía, ¿en qué estamos quemando nuestro reloj?ciegos

Todo el tiempo el hombre lucha por una mejor vida. En ese intento, las cosas materiales son un medio para conseguir dicho estado de vida. En chile, cuánto se ha cuestionado el salario mínimo, precisamente porque no alcanza más que para cubrir los gastos necesarios y con ello se esfuma la posibilidad de darse un gusto. Por otro lado el famoso pos natal, que se demoró tanto tiempo en salir del congreso. Resulta patético que mientras se tramita tanto dicha ley, otros estén reclamando que les suban un millón de pesos por cuestiones de viajes y viáticos. Estas últimas son las que no se tramitan, muy por el contrario, son las leyes que yo bautizo como f16. En menos de media hora ya están decretadas.

Cuántas veces hemos escuchado en la radio, en la televisión, u otros medios de comunicación masiva, la famosa proposición “el dinero no hace la felicidad”. De hecho es como nos comparamos unos a otros, cuánto ganas, en qué trabajas, etc, todos estamos inmersos en una gran obra de teatro en que queremos ser el personaje de ensueños. Vamos al Mall a comprar todos los accesorios para que esta obra salga bien; nos disfrazamos, compramos cosas para llenar el escenario, camas, closet, cómodas, televisores, ropa, casas, auto, una mascota, una jaula con pajaritos, queremos tenerlo todo depositando en cierta forma el éxito en ellas. Incluimos a nuestra familia más cercana a esta obra, también les damos lo necesario, pero olvidamos que hay otras personas que quieren subir. En definitiva, nunca nos hemos puesto de acuerdo quien va a mirar la obra, pues todos queremos subir a hacer nuestro personaje. No obstante, como todo esto es sentido figurado, no existe tal obra, sino más bien, existe nuestra vida. Las ideas de esta obra nos ayudarán a darnos cuenta que existimos en y para otros. Construimos familia en torno a otros, nos proyectamos teniendo una familia. Pero nuevamente suena la frase “el dinero no hace la felicidad”.

La pregunta lógica seria preguntar entonces “qué hace la felicidad” si casi siempre nos dicen qué es lo que no hace la felicidad.

Algunas veces, con pena, me doy cuenta que lo material no hace mal, sino solo cuando lo principal llega a serlo. Por otro lado, creo que cada uno piensa distinto, es respetable que queramos vivir cómodos, vivir bien, que no nos falte nada, si todos queremos eso para nosotros, para nuestra amada mujer, y nuestros hijos. Las familias humildes siempre las vemos tan felices que quisiéramos reclamarles que no lo sean, pues no tienen nada para serlo. Ahí nos suena un clic que nos dice en verdad, lo que hace feliz es estar conforme con lo que me ha tocado vivir. Todos tenemos cosas muy positivas, hasta las personas que son más calladas. Todos podemos cooperar a que día a día nos enfoquemos en lo que realmente importa, nuestra familia, amigos, las mujeres que amamos, etc. Siempre debemos dar el salto de nuestras aspiraciones a lo que quiero vivir.

Hace poco tiempo, vivíamos como país una tremenda pena por el accidente de Juan Fernández, personas que tenían un buen pasar económico, que no necesitaban mucho para entretenerse y en los códigos chilenos ser felices con la plata. Pero ellos decidieron ir en ayuda de los necesitados por el maremoto del 27 de febrero de 2010. Nos dieron un gran ejemplo a todos, pues ellos destacaron por sus oficios, y lo hicieron hasta el final de sus días. Sus almas descansan en nuestra consciencia de que estaban haciendo lo correcto.

Hay veces que nos sentamos frente a la televisión, y decimos cada 15 minutos, qué terrible lo que pasa en chile, pasan 15 minutos más y decimos qué terrible lo que pasa en el mundo. 15 minutos mas y decimos qué terrible lo que hacen con los niños, con las mujeres. Y podríamos acortar la brecha a 5 minutos y las atrocidades aumentan más del 50%. No queremos ser pesimista, pero las noticias nos hacen darnos cuenta que el mundo cada dia está peor. Salimos de casa todos los días, aunque sea al patio, y miramos nuestro ambiente, y decimos que no es igual a antes. El día de ayer hablaba sobre el reloj de tiempo. El tiempo de hacer el bien es este. No podemos esperar más. No es solo una invitación de Dios. Es una invitación de la humanidad. No podemos dejar de hacer lo bueno si alguien lo necesita y está a nuestro alcance hacerlo. Sería como hacernos ciegos por conveniencia, y hasta lo que yo sé eso no se llama ceguera, se llama egoísmo.

Oiga Señor!!! señor!!! Pero si usted me viene con ese problema, tráigame la solución poh!!! Creo que la solución es dejar de lado nuestras cosas, y ver que podemos darle una mano a los demás para ser felices.

 

Anuncios

2 Respuestas a “hacernos ciegos por conveniencia

  1. Lo difícil es aprender a desprenderse del material utilitario, lo difícil es desmarcarse de las estructuras y la economía… Lo realmente difícil es amar sin esperar nada a cambio.
    Muy buen blog… a ver si tras terminar estas tormentas, genero un espacio también para proponer y promover el pensamiento y la cultura desde mi particular visión.
    Un abrazo, te felicito: bendiciones.
    Paz&Bien

    • amigo, si, es difícil desprenderse de lo material. En definitiva, cuando hay amor, simplemente se renuncia a eso por obtener lo que uno más quiere. Por otro lado, las cosas que cuestan, al final siempre se valoran más. Es una constante invitación a volver a lo esencial de la vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s