creerse el cuento y serlo

Imagen

La humanidad entera se está enfrentando a una grave problemática, una crisis tremenda de valores. Entonces preguntar por qué apostamos es algo muy normal, pero aún no tenemos la respuesta.

¿Pero qué son los valores?

En estos tiempos, podríamos decir que es difícil atreverse a hablar sobre los valores, y más aún sobre su significado; no me tomen en cuenta, suelo ser osado para mis cosas, pero intentaré no afrontar esta tarea desde mi propia vida, sino desde los libros sabiendo que en algún minuto estas cosas realmente me convencen pero que es necesaria toda la vida para asumirlas como tal.

Preguntarse qué significa los valores es una buena pregunta para iniciar esta reflexión. Una posición señala que los valores son metas, ideales que puede alcanzar el hombre. Pero estos valores por un lado los podemos calificar de objetivos y por otro lado valores subjetivos. Los objetivos son aquellos que no están sometidos a ninguna cultura, son externos al hombre, no dependen de él, están de acuerdo a la ley natural, entonces son trascendentes y atemporales como por ejemplo el amor; que muchos lo confunden solo con un sentimiento, pero pertenece a un orden cósmico.

La segunda postura, la subjetiva tiene que ver con una apreciación personal de las cosas, y ahí si incluye la edad, el sexo, en otras palabras la cultura incluye en el sujeto temporal. Y esto es lo que estamos viviendo ahora; un mundo que todos tenemos una valoración distinta de las cosas o valoramos las cosas de acuerdo a nuestra percepción.

Este último es lo preocupante de nuestro tiempo. Y miremos un poco más nuestra propia vida. Hay personas con unos dramas tremendos, donde creo que la mentira en todos los casos en algún minuto se los va a devorar, si es que ya no. Y creo que no tiene que ver con vivir una religión,  o por ser contraproducente a la sociedad o la cultura en que se vive, sino que esas manifestaciones son el resultado de una persona desconforme con su vida, con las cosas que vive diariamente, no encontrando sentido y creando pequeños mundos de placer para satisfacer sus necesidades más básicas. De esta forma, donde las papas queman, vivir los valores no es fácil, es todo un desafío, pero para eso de hecho para dar un consejo hay que ser ejemplo, para implantar una moral de valores objetivos y no subjetivos. En otras palabras hay que creerse el cuento y hay que serlo. Por eso los jóvenes de ahora critican tanto que las personas mayores  hablen de lo que deberíamos ser siendo que ellos están con un montón de ataos morales. Es decir, el mal de cura gatica que predica y no practica.

En un mundo en que cada uno elige lo que se le da la gana, en algún minuto terminamos como aquel profesor de filosofía, el eterno angustiado que desparramaba palabras para todos.  También simplemente podríamos recordar a Sartre que decía “el otro es mi infierno” o algunos psicólogos modernos dicen, “los que más cerca de mi están son los que me producen mayores frustraciones”.  Por eso sufre tanto el hombre ahora, desde su mente, su cuerpo y su espíritu, porque se enamora de algo, de lo bello de un gesto, pero vemos un mundo tan oscuro, sin valores, que al final te haces la pregunta, merece ser vivido eso o mejor me las arreglo con lo que pienso que es correcto y al final hacemos lo que pensamos es mejor o más conveniente.

Hace poco tiempo comenté sobre la conversación establecida durante un viaje a Temuco con un señor que se esforzaba en contarme que el mundo de ahora no solo le era ajeno sino que no lo aceptaba, y que soñaba con volver a su mundo joven. Seguramente nosotros en algún minuto también deseemos eso, pues es como algo natural llegar a una edad realizado y recordar cosas hermosas como tus tiempos moz@s debe ser de lo mejor.

A lo que quiero ir es a que así también pasa con el mundo intelectual o el mundo de las personas que marcaron historia en nuestro mundo. Si miramos ahora en este tiempo, los que salen de la simplicidad son re pocos, no son muchos, creo que con los dedos de una mano podríamos decir tales o cuales personas. Pero en el mundo antiguo afloraba un Platón, un Aristóteles, un Heráclito, un Anaximando, Tolomeo y así cuantos que dejaron un legado histórico intelectual, de valores para nuestra vida. La pregunta frente a eso es, ¿qué le falta a la sociedad de ahora que como vientre de la vida no es capaz de dar a luz hombres con valores, con tenacidad?

Quizá no nos atrevamos a responder. Tiempos antiguos; hombres con valores claro, definitivos, prácticos, trascendente, hubo fortaleza, paciencia, valentía, perseverancia en todo que nos llevó al concepto de belleza y con ella a la armonía, a la cultura.

Hoy en día lo que sobresale son los pecados de los demás. Curas pedófilos, padre golpeadores, femicidios dos por semana al menos en canales de televisión, masacradores de su propia familia. Un realidad terrible. Quizá en tiempos antiguos eso no era conocido y cuantas cosas terribles nadie conoció y que nosotros por la televisión podemos conocer, solo sintonizando los canales de tv.

No hay que desanimar. Los valores son un puente imprescindible para vivir humanamente. Cuando digo humanamente quiero decir de un modo particular, negando a la vez otros modos no humanos como el modo animal. Vivir los valores es un día a día, decisión por decisión te lleva a entregarte a los valores, como construir una vida familiar. Pensar una vida en felicidad, en armonía de unos con otros, donde la justicia se intenta vivir, no solo predicar.

Las abejas hacen miel incluso de las flores venenosas

Imagen

La vida está compuesta de momentos buenos y malos. En el diario vivir experimentamos un sinfín de emociones y sentimientos que alejados de nuestros proyectos o marginados de ellos podemos caer fácilmente en la melancolía o en la desesperación.

Es por ello que se hace necesario que podamos hacer cosas buenas para nosotros incluso de las cosas que no nos parecen ni siquiera cercanas a nuestros proyectos. Hoy hablaba con una amiga y le comentaba a propósito del gusto que compartimos por una película, “el secreto de sus ojos” y le hablaba que los detalles sean buenos o malos al final nos hacen sonreír. Yo lo grafico como con la vida de las abejas; ellas son tan inteligentes, que no solo memorizan donde viven, son capaces de andar muchos kilómetros por conseguir polen para construir miel y no desechan nada, como de defender lo que les ha costado recolectar; recolectan polen incluso de las plantas venenosas. De eso se trata nuestra vida. Poder ser como abejas significa que seamos capaces de transformar las cosas malas de nuestra vida en algo dulce, y de seguir adelante en este caminar de la vida. Aparecerán muchas plantas hermosas, como también cosas no gratas, pero debemos tener el carácter de una abeja y hacer dulce las cosas. 

con cariño 😉

lo realmente importante es preocupante

Creo importante considerar que todos nosotros somos hijos de nuestro tiempo. Eso no es relevante. Lo realmente importante es preocupante, a saber; a pasado a ser normal pasar a llevar a las personas, olvidándonos en cada mal gesto que somos humanos y que somos personas. Ayer fui como de costumbre a la cárcel, a hacer mi taller de teatro. El ambiente siempre tiene algo de tensión y creo q ayer fue un pik de gestos y hechos que me hacen ratificar la necesidad de liberarse de las malas vibras y malas energias.
Un joven llamado Nelson, que estaba en clase, me dijo, profe, me voy, hoy no quiero actuar. Yo parti feliz la clase, porque ademas se habian integrado dos alumnos mas. Y vi algunas malas caras entre ellos. Cuando termino la clase, hable con el encargado de la escuela penitenciaria y me decia que entre estos jovenes nuevos con Nelson habia dificultades de convivencia. A veces vemos simplemente desiciones, cuestionamos a las personas y no vemos el ambiente en que se desenvuelven. Entre ellos habia problemas y no tenia idea. Eso me parecía mas lógico a querer dejar nuestro taller. Si que bueno, ya habrá tiempo para hablar con el.
Creo importante ser pacientes, las respuestas de muchas preguntas que nos podemos hacer en algun minuto llegara, solo basta la paciencia, no caer en error de querer todo ahora.
En estos días un gesto esperable con todo el mal tiempo es preguntar por los mas necesitados. No podemos lamentarnos del mal del mundo y no hacernos responsables por solucionarlo. Hay veces que no necesitamos mucho, lo material si no va acompañado de la humanidad no se crea un gesto amable. Los gestos son de las personas, no de máquinas.
Entonces la única forma de que lo importante deje de ser preocupante es que seamos cada día mas humanos, y el mundo se transformará desde nosotros hacia afuera. Empaparse no de agua en estos días, sino de buenos sentimientos que nos hagan vislumbrar el sol que se asoma para todos y no para algunos.

carlos suazo
Publicado desde WordPress para BlackBerry

intolerancia

Imagen

Son muchas las veces, sobre todo en este tiempo, que escuchamos la famosa frase; intolerancia. Algunos ejemplo pueden ser, intolerancia a la glucosa, intolerancia a la lactosa, intolerancia a la harina, intolerancia a la cafeína, pero por sobre todas esas intolerancias que dependen de una medicina o de simplemente dejar de lado esas sustancias por muy gustosas que sean hay una intolerancia que no depende de medicina ni de nada más; intolerancia a la diversidad.

En chile, después del discurso presidencial del 21 de mayo 2013 el clima político estos últimos días no es de lo mejor. Dimes y diretes van y vienen, mientras todos miramos y contemplamos las descalificaciones y de fondo día a día se escucha una pregunta sin respuesta hasta el momento, ¿y estas personas nos van a gobernar? Una pregunta que creo ni nos atrevemos a responder.

La diversidad cada día entra con más fuerza en nuestra sociedad, sobre todo en climas donde confluyen muchas culturas. Es necesario ser paciente y no imponer los propios pensamientos. No se trata de olvidarnos de nuestras creencias, sino simplemente de ser tolerante con el que piensa de otra forma. Nuestro mundo de hecho es así, diverso. La intolerancia no forma parte de la diversidad, sino simplemente del olvido de la belleza. Donde no hay diversidad el concepto belleza se olvida y pasa a otra estratosfera. La política no es bella, ha olvidado la diversidad. De hecho nos disgusta escuchar eufemismos que convencen y turban la razón, pero sin embargo no alientan ni pacifican la mente del que quiere y sueño con un mundo mejor. Las próximas elecciones presidenciales para todos es un misterio. Sobre todo luego de un discurso presidencial lleno de logros. Una sociedad que no está acostumbrada y de hecho le disgustan las comparaciones por miedo a ser mejores, e inevitablemente otros peores.

Soñemos con una sociedad pacifica, que anhela un mundo mejor, un mundo donde seamos más autocríticos y tengamos ese ímpetu apasionado de hacer las cosas bien, sabiendo que es lo mínimo que por amor a nosotros mismos podemos llegar a hacer. 

Oveja Verde, conciencia medioambiental

Imagen

Una de las cosas que como seres humano deberíamos considerar siempre importante es sin duda la crisis ecológica vistas por un lado como un constante deterioro en sus formas de vida diversas como también a nivel individual sobre  todo carente de conductos regulares de ética moral y mística.

Consideraciones que el hombre moderno ha olvidado. Se ha preocupado de velar por una mejor calidad de vida, procurándose para sí tecnologías adecuadas tanto en el traslado de sí mismo de un lado a otro usando automóviles más rápidos y económicos, los aviones que ahorran más de la mitad de los tiempos, los ferrocarriles, y ahora último implementando autos eléctricos, metro trenes más rápidos así como de energía a gas licuado, olvidándose de las producciones de CO2 que enviamos a la capa de ozono cada vez que utilizamos estas cosas.

Volver a lo natural se ha vuelto todo un proyecto atractivo, pero a la vez un cambio tremendo de estilo y hábitos de vida. Nos hemos acostumbrado tanto a tener todo fácil que hacer las cosas difíciles a estas alturas de la vida sería considerado retroceder en el tiempo.

Ver entonces grupos Green Pess o naturalistas es algo que ya no nos extraña. Pero todo esto sucede a los demás, a los demás les proponen no a nosotros. Ver protestas en las calles motivados por volver a lo natural, por defender a los animales, porque no se instale una represa en Aysen. Lo importante es saber que todo esto nos pasa a nosotros, no es algo ajeno. Llegamos a un mundo lleno se propuestas, de proyectos, de hecho el mundo tiene expectativas con nosotros, que seamos realmente un aporte.

Es a esto a lo que quiero llegar. No es necesario pertenecer a un grupo para tomar conciencia del constante deterioro de la naturaleza, pero si ayuda. Basta ver a nuestro alrededor de la poca conciencia que tenemos en este tipo de cosas. El aporte que podemos llegar a hacer, está en esta línea. Tener un espíritu místico que pueda ver el acontecer diario, no las grandes cosas, sino lo pequeño. En este tiempo sabemos que es otoño, las hojas están en el suelo y no nos extraña ver muchas hojas en una calle, pero nadie se detiene a mirar una hoja, mirar sus detalles, y ver la fuerza de la naturaleza y la sabiduría que esconde en ese pequeño gesto. Si las hojas fueran lágrimas de los árboles o de la naturaleza, diríamos que el otoño es una estación de llanto de la naturaleza al saber que el hombre no hace nada por cuidarla.

Oveja verde tiene ese sentido. Ver las cosas con ojos diferentes. Aceptar a las personas en su diversidad para crear cosas diferentes e innovar en tecnología y estilo de vida. Para ello es necesario cambiar de hábitos y para eso hay que hacer consciente aquello que hacemos de manera inconsciente; tirar un papel al suelo, tirar una colilla de cigarrillo al suelo. Cambiar esto de a poco es cambiar de hábitos y remplazarlos por hábitos que a la larga serán virtudes que serán ejemplo para los demás. Cambiar no en lo grande, sino de lo pequeño, es la diferencia de hacer grandes cosas pero definitivas. 

con cariño

Carlos Suazo Escobar, integrante Oveja Verde

reflexiones Verdes de Oveja

Imagen

Perder las esperanzas es como perder el rumbo de la vida. Algunas veces tenemos éxito en nuestros proyectos, nos puede ir bien en una prueba, pero es cierto que las experiencias malas y desagradables nos van creando carácter para enfrentar la vida. Nosotros como jóvenes aún sentimos la vida en sus inicios, recién comenzando, como el amanecer diario, pero sentimos una desventaja tremenda de experiencia. Sin embargo, esperanzados de vivirla a concho, y lo último será cierto en la medida que realicemos no lo que nos entrega más plata, o lo que nos da más honor, sino que el honor lo obtendremos en la medida que nos sintamos realizados y por lo tanto felices.

Nuestro grupo Oveja Verde, agrupación por lo demás de puros jóvenes victorenses, nos hemos sentido representados con esta agrupación que no solo tiene ideales ecológicos, sino además de calidad de vida, integrando por un lado el reciclado de desechos y por otro la calidad de vida por medio de la expresión libre haciendo arte. De ahí nace esta instancia para realizar actividades recreativas con sentido urbano.

Pero eso no es todo. El miércoles 8 de mayo recién pasado, frente a los concejales Gianina Fusari representando la agrupación, “oveja verde” presentó el proyecto a todos los que estaba acompañando. Los concejales atónitos respondieron con una muy positiva mirada y elogiando utilizando un sinfín de eufemismos; “debemos apoyar a los jóvenes”, “ellos no son el futuro de nuestro país, son el presente”, “debemos apoyarlos porque siempre pensamos que los jóvenes no están ni ahí con nada; pero este proyecto refleja todo lo contrario”; “tenemos un buen capital humano”, etc, etc. Muchas palabras lindas, pero a la hora de fijar acuerdos, esconden la mano para no firmar. Otras frases: “la política está en crisis, demos una buena imagen de lo que es la política”,  fueron algunas de las afirmaciones que iban y venían de aquí para allá.

No obstante, creo que los jóvenes después de todo esto, tenemos más que claro que la política es burocracia, la política es trámites, la política es esperar; y porque los jóvenes no sabemos esperar es que no nos gusta la política. Nos gustan las cosas rápidas. De hecho, si vemos los hospitales públicos, las personas saben que por cosas de política no hay mejor atención; esperan semanas y semanas para obtener horas; aquí en victoria el hospital a nivel administrativo es un desastre; porque la política es esperar, es burocracia, es egoísmo, es todo lo negativo que podamos imaginar para nosotros, pero lo positivo que podría llegar a pasar definitivamente no nos pasará a nosotros, porque la política no pertenece a nosotros, sino a la aristocracia.

Ahora ustedes dirán, pero ¿qué piden los jóvenes, en qué cosas topan con los concejales para que tengan que ir nuevamente el martes 14 de mayo a reunirse con ellos? Simplemente saber la respuesta si nos facilitaran el terreno que está en Miraflores 1070. Un terreno que reúne todas las características para realizar este proyecto. Todo proyecto tiene como motivación principal tener un lugar donde se realice todo lo concerniente a su finalidad. Sin embargo, ese terreno tiene algunas complicaciones de intereses, pues hasta hace poco todos sabían que ese terreno es fiscal, que no habría problema en solicitarlo.

Sin embargo, oveja verde no pide plata que sería la tónica de otros grupos, simplemente pide un lugar como les decía para realizar sus actividades. Entonces se piensa que la casa de piedra podría ser un buen lugar, una alternativa a la negativa del lugar, pero por lo que tengo entendido ese lugar no es fiscal, es un terreno que no ha sido reclamado, y que posiblemente para sanearlo deba pasar a manos de bienes nacionales y ellos hacerse cargo de él antes de solicitarlo. Entonces, esperar, nuevamente la virtud de la paciencia. Esperar. Pero todos sabemos que esta virtud en victoria se transforma en enfriarse y olvidar. Ser paciente en victoria es olvidarse de los proyectos, es dejar de lado los sueños. Nosotros no queremos ser pacientes, necesitamos todas las energías de los jóvenes de victoria para realizar este gran proyecto que nos representa desde lo más profundo de nuestro ser; el amor al ecosistema y a nuestra cultura que nos rodea, más aún, una mejor calidad de vida que es lo que todos merecemos a bajo costo.

Ecosistema viene del griego oikos que significa casa o hábitat. Sentimos nuestro planeta como nuestra casa y en ella hay respeto por todos los que conviven, es decir hay una conciencia que no estamos solos y que todos somos responsables de regar sus jardines y hermosearla día a día. Nosotros como oveja verde estamos entregados por enteros a eso, pero necesitamos de tu ayuda. Si que todos invitados a formar parte de este proyecto. El día martes 12 de mayo oveja verde se reunirá con los concejales en el centro cultural Waldo Orellana, a las 09;00 am para ver la respuesta a la solicitud del terreno como dato de Miraflores 1070, y para eso necesitamos de tu apoyo y nos acompañes para hacer presencia y acompañarnos en la realización de esta gran propuesta urbana cultural para victoria.

Si puedes llevar alguna pancarta seria genial, se agradecería. De todos modos puedes ir al facebook oveja verde, ahí encontrarás todo la información que necesites. 

Con cariño se despide.

Carlos Suazo Escobar, Integrante de Oveja Verde