Cambio de switch de la iglesia

Imagen

Hace días, el Papa Francisco habla sobre el llamado que hace Dios a todos, no solo los que se llaman “elegidos” sino a todo el género humano. Por lo tanto, por ser un llamado, no es una obligación; se tiene la libertad de aceptarla o  rechazarla. Obviamente cuando es un llamado humano a ser más humanos y personas con los demás, no podemos rechazar tal invitación. La iglesia no es solo de los que se llaman religiosas o religiosos, sino de todo hombre inquieto por la verdad.

La Iglesia siempre tiene ese tono moral que con el tiempo se ha tornado tan desagradable. Tengo la impresión que se progresa mucho cuando se cambia el punto de vista desde donde se habla. Tratar sobre los derechos humanos, la importancia de ayudarnos el uno al otro, de buscar un mundo más ecológico, retomar el sentido de comunidad ciudadana; cosas que la iglesia como institución sin fines de lucro, ha dejado de lado por hablar de moral y buenas costumbres, perdiendo su tribuna ipso facto después de conocerse tanta aberración sexual en la iglesia.

Hablar sobre el uso anticonceptivo, hablar de la homosexualidad, de las relaciones ilícitas, de la homosexualidad en el clero, de la ordenación de mujeres, son temas delicados a tratar. Merecen nuestra reflexión más profunda, como también el respeto más profundo a la libertad. No se trata de ser seres inmorales, hacer las cosas porque las sentimos, sino además de eso darle un sentido trascendente a nuestras decisiones y que éstas estén acompañadas de una convicción y respeto a la diversidad de opinión.

Lo importante del género humano es que tiene la capacidad de compadecerse de otro ser humano y por lo mismo de ponerse en su lugar y aprender desde todo punto de vista, puede ser desde los errores como también de los aciertos. De esto último debemos nutrirnos, y dar el paso siguiente, que es ver la realidad con ojos distintos. Mirar la iglesia con ojos distintos es ver una iglesia que quiere progresar hacia el camino que siempre ha tendido y que por diversas circunstancias no ha podido llegar del todo; hacer el bien y buscar la verdad “y cuando nos encontremos con la verdad sabremos que no es una cosa sino una persona que vivió y murió por nosotros” la persona del verbo encarnado, muerto y resucitado para darnos vida en abundancia.

Estar cerca o estar lejos de la iglesia es significativo. Estar cerca no siempre representa lo que representa. Me explico. Puedo ir todos los días a misa. Todos me ven cercano a la iglesia, pero en realidad puedo estar más lejos si lo que vivo ahí en las misas no lo llevo a la práctica. Puedo estar lejos de la iglesia y estar más cerca que todos. Una persona no creyente, que vive amando a sus hermanos, o haciendo el bien, ese está más cerca de la iglesia aunque en teoría no esté tanto. Su trabajo silencioso representa la iglesia de Jesús. La que no quiere el provecho personal, sino la que se conforma con simplemente hacer lo que le correspondía. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s