búsqueda de sentido en lo espiritual

Imagen

Inspirado en el libro escrito por Fredy Parra, quien en enero de este año asume como decano de la facultad de teología de la Pontificia Universidad Católica de Chile, Santiago, y quien fuera mi profesor de mis ramos de  Creación, y escatología, y presidente de la comisión de mi examen de grado, escribe un libro llamado “Esperanza en la historia”.

En él, dedica un espacio a la conspiración de acuario y toma parte en la actual crisis de búsqueda de sentido de la nueva era.

Cita; Una periodista norteamericana, Marylyn Ferguson,  inició en 1975 la publicación de un boletín quincenal llamado “brain/mind/bulletin”, donde daba a conocer investigaciones sobre la salud, la siquiatría, estados de consciencia, meditación y otros temas relacionados.

Es de suma importancia ver su trabajo, pues recoge muchas aristas de una crisis de sentido que hace buscar nuevas respuestas, pues las religiones tradicionales ya no satisfacen con sus veteranas explicaciones sobre la vida, la muerte, el universo, etc.

Estas nuevas formas de comprender el universo, engloban una mirada desde las energías, desde la mirada del hombre arrojado a la existencia. Es así como la mención a la conspiración de acuario a la que hace mención Ferguson, cobra real sentido, pues el zodíaco indica una antigua sed que viene a saciar.

Es así como Ferguson pudo sintetizar las ideas del “new age”, percibió que por el hecho de estar compartiendo unas mismas ideas con otros grupos, conspiraban con acuario. Conspirar quiere decir respirar juntos. En ese sentido el acuario, signo del zodiaco viene a saciar una antigua sed. Conspirar para llegar a ese fin, saciar esa sed de sentido.

Comienza entonces a operar una vasta red de conspiradores, que incluso llegan a quebrar con el pensamiento occidental e introduciendo soluciones para superar la difícil y complicada era de piscis. Acuario representa una era más espiritual, piscis una era más dualista. La era moderna está saturada por las propias contradicciones que ha generado, desequilibrios económicos, sociales, políticos, y ecológicos.

Terrin y su diagnóstico no son del todo descabellado reconoce Parra. Su intención es que la nueva valoración de sentido está más en la intuición más que en la razón práctica. Menciona el yin contra el yan, el hemisferio izquierdo contra el hemisferio derecho del cerebro superando todos los limites que podemos imaginar, principalmente de carácter psíquico e interior, descubriendo todas las potencialidades espirituales para lograr salir de este mundo a desvelar los misterios escondidos.

La verdadera realidad es el espíritu, y para estar en contacto con ella es necesario romper las barreras sensoriales y acceder a un canal que nos permita visualizar todo, con una mirada honesta y sincera de la esencia de las cosas. En este sentido se privilegia las religiones de carácter oriental, que entrenan el espíritu. Así renuncian a las otras religiones convencionales que depositan su interés en los dogmas y reglas.

Se habla de una nueva forma de ver la realidad, de una forma de abrir el espíritu a la trascendencia. Redescubrir el cuerpo como extensión del espíritu, y así entrar en trance con la totalidad y romper la convención de la ciencia tradicional. Se habla de una nueva relación con la naturaleza. Esa relación que nos habla del mismo hombre. Nos lleva a descubrir que todo está en unión, todo se comunica, y no debemos cerrarnos en dogmas sinsentido que bloquean el canal de comunicación espiritual.

Es así, como el new age, viendo tradiciones antiguas, asume diversos medios para lograr un estado de consciencia más profunda. Milenarias experiencias místicas propone el uso de drogas alternativas para llegar a estos estados profundos de conciencia, buscando una trasformación y ampliación de la conciencia, semanas de ayuno para lograr una purificación del cuerpo, que permita más atención a los fenómenos espirituales. Experiencias de trance que inducen a estados alterados de conciencia y una meditación profunda. Por otro lado se ve una revalorización del chamanismo, fenómeno religioso más antiguo de las religiones, por lo demás otro método y ritual de la ampliación de la conciencia.

En esta era, si bien se habla de una crisis espiritual, es donde más se encuentran alternativas de acceso a variadas formas de encontrarse con uno mismo y de volver a la fuente como se dice.  Las técnicas psicosomáticas constituyen en la actualidad el campo más amplio en que se ejerce la nueva era. Va desde la manera de concebir el bienestar de la persona a la medicina poco convencional, y sobre todo de valorar la interrelación entre energía espiritual y energías psicofísica. Esta tendencia utiliza y reimpulsa antiguas técnicas terapéuticas.

En definitiva, la nueva era ofrece innumerables formas terapéuticas, tanto en el ámbito espiritual como psicológico mientras más neurosis produce, más aceptación tienen estas nuevas propuestas.  La nueva era llena de ruido, de stress, de contaminación ecológica, la nueva era se presenta como propuesta de silencio, de contacto con la naturaleza, de danzas relajantes, de encuentro con lo espiritual, de estar serenos y pacíficos desde dentro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s